Blijburg, porque en Ámsterdam también se disfruta de la playa