Begijnhof, las beguinas y la casa más antigua de todo Ámsterdam