Ciudad,  Plaza,  Turismo

Begijnhof, las beguinas y la casa más antigua de todo Ámsterdam

El centro de la Ámsterdam no es precisamente un sitio tranquilo. Caminar entre infinidad de turistas, locales, pelotones de ciclistas y tranvías no es la mejor manera de relajarse. Pero en medio de todo el movimiento y ajetreo de la capital holandesa encontramos un impecable remanso de paz y tranquilidad: Begijnhof.

Se trata de un conjunto de elegantes casas fundado en 1346 para albergar una hermandad femenina católica laica. Compuesto por un total de 164 apartamentos construidos a partir del siglo XIV, en este tranquilo barrio encontramos además la casa más antigua de toda la ciudad.

Aunque está situado entre la animada plaza de Spui y la concurrida calle comercial de Kalverstraat, núcleos de la capital, no es nada raro que si alguna vez has paseado por la zona nunca te hayas percatado de este apacible lugar. El acceso principal está en el cruce de las calles Gedempte Begijnensloot y Begijnensteeg, aunque no puedes acceder a toda la zona por respeto a los vecinos.

Pero ¿qué es -o era- exactamente este lugar? Para responder hay que remontarse a a mediados del siglo XII, cuando se creó un espacio reservado para las beguinas, una comunidad de mujeres religiosas que, sin ser monjas, se dedicaban al cuidado de enfermos y de personas desfavorecidas.

Cuando en el siglo XVI la religión católica fue declarada ilegal en el país, el Begijnhof fue la única institución católica que siguió existiendo, ya que las casas eran propiedad privada de las Beguinas. Sin embargo,  estas se vieron obligadas a renunciar a su capilla.

Hoy en día, los espacios que eran habitados por las beguinas, son simplemente domicilios de particulares, después de que la última beguina falleciera en 1971.  En tanto, el centro del patio está dominado por la Engelse Kerk, una iglesia que data del siglo XIX y que hoy en día es el centro de la Iglesia Reformada Inglesa.

Dentro de todo lo que podemos encontrar en Begijnhof, hay una construcción en particular que destaca por encima del resto: el número 34, conocida como Het Houten Huis. Datada en 1420, es la casa más antigua de la capital de los tulipanes y actualmente conserva su diseño con fachada hecha con madera.