Ciudad,  Turismo

Una ruta por los pueblos pesqueros y los quesos holandeses

Ámsterdam es sin duda el referente turístico de Países Bajos. La ciudad, el ambiente y toda la actividad lúdica que ofrece atrae a millones de personas cada año. Pero hay mucha vida más allá de la capital, y gran parte de ella se encuentra a escasos 30 minutos en coche.

Dirigiéndonos hacia noreste desde Ámsterdam encontramos la Vieja Holanda (“Old Holand”), una zona repleta de pueblos pesqueros, de los famosos molinos de Holanda y de granjas productoras de queso. Uno de esos pueblos es Volendam, una pequeña localidad pesquera levantada a orillas del lago Markermeer, al noreste de Ámsterdam. Es conocida por sus pintorescas casas de madera y por los antiguos barcos pesqueros de su puerto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Construida durante el siglo XIV, en sus inicios era un puerto de otra ciudad llamada Edam, el pueblo del famoso queso. En 1357, los habitantes de Edam construyeron un nuevo puerto en lo que el antiguo era represado y utilizado para la recuperación de tierras. Los agricultores y los pescadores locales se asentaron allí, formando la nueva comunidad de Volendam

Esta ciudad es donde se produce el famoso queso Edam, pero no es su única actividad relevante:  la construcción naval y el comercio también contribuyeron a su crecimiento . Esta ciudad solía formar parte de las ciudades más importantes de Holanda, junto con Ámsterdam, Hoorn y Enkhuizen.

Otra zona que merece la pena visitar es la península de Marken. Esta es una ciudad muy particular, pues debido a que años atrás se inundaba con bastante regularidad, los lugareños decidieron construir sus casas encima de montículos de tierra y luego encima de montículos artificiales llamados terpen en holandés. De hecho, el lugar antes era una isla, pero quedó unido al continente mediante un dique fijo.

Por último tenemos Monnickendam, un pueblo de situado en la provincia de Holanda septentrional, muy próxima a las mencionadas anteriormente. Juntas constituyen la conocida como la Ruta del Waterland. Quizás sea la menos conocida de toda la región, pero sin duda merece la pena completar nuestra ruta con este pequeño de pescadores.